Español

Líderes indígenas protestan ante Supermercado Casino en Marsella por su responsabilidad en la deforestación y la usurpación de tierras en la Amazonia

Los pueblos indígenas de la Amazonia, representados por Fany Kuiru Castro del Pueblo Uitoto de Colombia, integrante del comité directivo de la OPIAC (Organización Nacional de los Pueblos Indígenas de la Amazonia Colombiana), se manifestaron hoy a las puertas de un Supermercado Casino en Marsella para condenar la responsabilidad del Groupe Casino en la deforestación y acaparamiento de tierras de los pueblos autóctonos de Brasil y Colombia.

Casino: Alimentando un Mundo Sin Selva

En marzo de 2021, una coalición de organizaciones de los Pueblos Indígenas de la Amazonia Colombiana y Brasileña así como de ONGs francesas e internacionales Envol Vert, Canopée, Sherpa, Notre Affaire à Tous, Mighty Earth y France Nature Environnement demandó a supermercados Groupe Casino por violaciones sistemáticas de los derechos humanos y las leyes medioambientales en las cadenas de suministro del grupo en Brasil y Colombia.

Según la evidencia recopilada y presentada en el caso judicial, el Grupo Casino compraba regularmente carne vacuna de tres mataderos propiedad de JBS, la más grande empacadora de carne del mundo. Los tres mataderos se abastecieron de ganado de 592 proveedores responsables de al menos 50.000 hectáreas de deforestación entre 2008 y 2020, una superficie equivalente a dos veces el tamaño de la ciudad de Marsella.

La evidencia presentada en la demanda también muestra violaciones a los derechos de los pueblos indígenas. En uno de los casos documentados, la tierra de propiedad ancestral de la comunidad de Uru Eu Wau Wau, ubicada en el estado de Rondônia en Brasil, fue invadida y explotada por establecimientos ganaderos que suministran carne de vaca al supermercado Pão de Açúcar, filial del Grupo Casino en Brasil.

Las comunidades indígenas en el centro de las soluciones

Ante la urgencia de la crisis climática y en ocasión del Congreso Mundial de la Naturaleza de la UICN, es de vital importancia recordar que los pueblos indígenas deben estar en el centro de cualquier solución al cambio climático y la lucha contra la deforestación.

Fany Kuiru Castro del Pueblo Uitoto de Colombia y integrante del comité directivo de la OPIAC dijo:

“La ganadería extensiva en la Amazonia está poniendo en riesgo nuestras vidas y exterminando a los pueblos indígenas. Y Groupe Casino, a través de almacenes Éxito, tiene mucha responsabilidad en esta destrucción. Exigimos a Casino que se haga cargo del daño que está haciendo a nuestras comunidades y deje de vender carne producto de la deforestación.”

Las principales demandas de la coalición al Groupe Casino:

  • Monitorear a todos los proveedores, incluidos los indirectos, y sus impactos en todos los ecosistemas naturales amenazados,
  • Erradicar la deforestación y las violaciones de derechos humanos en toda la cadena de suministro de carne (incluidos los productores ganaderos indirectos),
  • Reconocer y pagar una indemnización por los daños a las tierras de los pueblos indígenas y el impacto en sus medios de vida.

Boris Patentreger, co-fundador de la ONG Envol Vert dijo:

En un mundo donde la biodiversidad se encuentra en una situación crítica, sus mejores aliados, los pueblos indígenas corren peligro a causa de la deforestación galopante. ¡Casino debe ser coherente y dejar de vender carne de vaca que proviene de tierras deforestadas en sus supermercados de Brasil y Colombia!


Contacto de prensa:

 Envol Vert : Audrey Benard / [email protected] / +33 6 81 25 48 64 (FR/ UK)

Greenpeace : Benard Soulier / [email protected]/ + 33 6 28 38 99 99

Mighty Earth : Nico Muzi / [email protected] / +32 484 27 87 91 (EN/ ES/FR)

Alianza Global de Organizaciones Territoriales (inluye OPIAC) : Coimbra Sirica / [email protected] / +1 301 943 3287 (EN/ES/FR)


Líderes nacionales y organizaciones internacionales unen fuerzas en auxilio de los bosques bolivianos

English

600 líderes de Bolivia que firmaron entre 2017 y 2021 El Pacto del Bosque reciben la adhesión de más de 20 organizaciones internacionales que coinciden en la necesidad de encontrar soluciones reales para frenar la alarmante deforestación en Bolivia (Informe Fundación para la Conservación del Bosque Chiquitano - FCBC), causa principal de los incendios forestales que arrasaron con 9,7 millones de hectáreas en el país (Informe Fundación Amigos de la Naturaleza - FAN). El Bosque Seco Chiquitano localizado en el Departamento de Santa Cruz, el más grande del continente, ha sido severamente afectado por la deforestación ligada al desarrollo de actividades agropecuarias extensivas y el incremento en asentamientos irregulares (Deforestación Bajo Paraguá).

Las organizaciones internacionales Action for Bolivia, Birdlife International, Canopée – Forests Vivantes, Changing Markets, Comissão Pastoral da Terra - Brasil,  Deutsche Umwelthilfe (DUH), Dogwood Alliance, Earthworm Foundation, Envol Vert, France Nature Environnement (FNE), Global Witness, Justice and Environment, National Wildlife Federation, Notre Affaire à Tous, NRDC, Mighty Earth, Rainforest Foundation USA, Reclaim Finance, Rights and Resources Initiative, Seattle Avocats, Tropenbos International y ZERO - Associação Sistema Terrestre Sustentável unen sus voces en auxilio de los bosques bolivianos adhiriéndose al Pacto del Bosque.

El Pacto del Bosque representa la profunda preocupación que tienen ante la deforestación, líderes de opinión y personalidades de reconocida de trayectoria en Bolivia, entre los que figuran: periodistas, historiadores, artistas, jóvenes independientes, ambientalistas, líderes de pueblos indígenas, políticos, empresarios, cívicos, científicos y académicos y constituye el respaldo a la Plataforma El Llamado del Bosque para buscar acuerdos, alianzas estratégicas y gestionar acciones para conservar el patrimonio natural del país.

Gina Méndez, fundadora de la iniciativa ciudadana El Llamado del Bosque, comentó: “Necesitamos industrias que oferten productos agropecuarios producidos de manera sostenible cuidando el equilibrio de los ecosistemas, dado que existe un mercado internacional emergente para estos commodities - libre de fuego y deforestación - que tienen alta demanda y rentabilidad. Es importante aprender de experiencias exitosas y acuerdos entre gobierno, industria y sociedad civil en Sudamérica que lograron detener la destrucción del patrimonio natural sin socavar el potencial productivo de los países agroexportadores.”

Existen experiencias exitosas de acuerdos entre gobierno, industria y sociedad civil en Sudamérica que lograron detener la destrucción del patrimonio natural sin socavar el potencial exportador de los países agroexportadores.

En el año 2006, las principales comercializadoras de soya de Brasil, el Gobierno brasileño y la sociedad civil firmaron un acuerdo para evitar la expansión de la soya en la selva amazónica y así conservar el pulmón del mundo. Gracias al acuerdo, el área ocupada por el cultivo de soya en la Amazonia brasileña se duplicó, de 1,35 a 3,65 millones de hectáreas (2008-2015), sin que esto haya significado más deforestación, en razón a que la producción se expandió en tierras ya desmontadas.

“Luego del apoyo masivo de personalidades importantes de la sociedad boliviana y el espaldarazo de organizaciones ambientalistas de Europa y Estados Unidos, invitamos públicamente a la industria agropecuaria del país, ANAPO, CAO y FEGASACRUZ, a que se unan a este diálogo abierto que busca una solución duradera para un problema común urgente: la destrucción entre otros, del Bosque Seco Chiquitano,” el bosque más grande y mejor conservado del continente, concluyó Gina Méndez.

Europa mira atenta a la producción agropecuaria responsable y libre de deforestación para satisfacer la creciente exigencia de sus consumidores.

“El apetito voraz del consumidor europeo está alimentando la destrucción de las selvas y bosques de Sudamérica. Sin embargo, gracias al trabajo de organizaciones de la sociedad civil, el ciudadano europeo es cada vez más consciente del impacto negativo de su consumo y está comenzado a exigir a supermercados y restaurantes productos libres de deforestación. Creemos que los sectores agrícolas y ganaderos en Bolivia tienen la oportunidad de producir sin devastar el Bosque Seco Chiquitano y otras áreas boscosas de gran biodiversidad,” subrayó Nico Muzi, director para Europa de la organización ambiental global Mighty Earth, representante de una de las organizaciones firmantes.