Cargill nombrada “La peor empresa del mundo”

Un nuevo informe documenta la “ineptitud e incoherencia a gran escala del gigante de los agronegocios de EE. UU.”.

11 de julio de 2019

MINNEAPOLIS, Minn. – La organización de la campaña ambiental Mighty Earth anunció hoy que nombró a Cargill, con sede en Minnesota, como la “peor empresa del mundo” debido a sus prácticas comerciales inescrupulosas, la destrucción del medio ambiente y la insistencia reiterada en obstaculizar el progreso global en materia de sostenibilidad. El nuevo informe de Mighty Earth, [“Cargill: The Worst Company in the World”] (Cargill: La peor empresa del mundo), documenta décadas de malas prácticas cometidas por la compañía y destaca la necesidad de tomar medidas urgentes.

“En mi carrera de 40 años en el Congreso, asumí el mando de una serie de compañías que llevaban a cabo prácticas abusivas”, escribió en el informe el ex congresista y presidente de Mighty Earth, Henry Waxman. “He visto de primera mano el impacto dañino de las empresas que no llevan su ética al trabajo. Pero Cargill se destaca”.

“Como una de las empresas más grandes del mundo, Cargill tiene la responsabilidad de abordar su gran impacto”, dijo el CEO de Mighty Earth, Glenn Hurowitz. “Mighty Earth realiza campañas en todo el mundo para abogar por prácticas comerciales sostenibles, y Cargill nunca dejó de aparecer en nuestras investigaciones cuando identificamos a los malos actores. Ya sea que trabajáramos en el aceite de palma en el sudeste asiático, en el cultivo de cacao en África occidental o en el cultivo de soja en América del Sur, Cargill siempre estaba allí, listo para impedir el progreso e impedir los esfuerzos conjuntos de conservación. Dada su ubicuidad y obstinación, decidimos que era hora de analizar con más detenimiento su cuestionable pasado”.

Durante meses, Mighty Earth ha mantenido conversaciones con Cargill, incluso a nivel de CEO, para abordar los hallazgos del informe y buscar soluciones a largo plazo. Mighty Earth ha servido como un coordinador clave para otros sectores, como el caucho, el chocolate y el aceite de palma, ya que esas compañías buscaron mejorar sus estándares e impactos ambientales. Sin embargo, Cargill se ha negado una y otra vez a abordar de manera profunda los problemas que identificó Mighty Earth. En cambio, Cargill continúa dando prioridad a los deforestadores en sus cadenas de suministro sobre el clima o las demandas de sostenibilidad de sus clientes.

“En comunicados de prensa y declaraciones públicas, el gigante de los agronegocios Cargill se presenta como frustrado por la deforestación, como si fuera un factor externo sobre el que no tiene control, como el mal tiempo”, dijo Hurowitz. “Pero la deforestación no es algo que le esté sucediendo a Cargill, es algo que Cargill está haciendo”.

El nuevo informe de Mighty Earth identifica a Ahold Delhaize, un gigante internacional de supermercados que posee Stop & Shop, Giant, Food Lion, Hannaford y muchas otras marcas, como un cliente clave de Cargill que podría tomar medidas de inmediato. Ahold Delhaize, a pesar de sus propios compromisos de sostenibilidad corporativa, recientemente inició una nueva instalación de envasado de carne en Rhode Island como una empresa conjunta con Cargill.

“Es importante para Ahold Delhaize y otros clientes de Cargill establecer nuevos estándares de abastecimiento que eliminen la deforestación de sus cadenas de suministro. Tienen el poder de de obligar a Cargill, pero la inacción continua los hace cómplices de las infracciones de Cargill”, dijo el Director Senior de Bosques de Mighty Earth, Mat Jacobson. “Cargill ha logrado salirse con la suya con su mal comportamiento durante tanto tiempo porque no es una marca orientada al consumidor. Pero si la gente supiera que la comida que compran en McDonald’s, Stop & Shop o Target está destruyendo las selvas tropicales o que fue producida con la esclavitud infantil, se escandalizaría”.

La publicación del revolucionario informe de Mighty Earth da inicio a una campaña multimillonaria que llevará varios años dirigida a Cargill y sus clientes, y que instará al gigante de los agronegocios a eliminar la deforestación y los abusos de los derechos humanos de su cadena de suministro. Para lanzar la campaña, los activistas locales de Mighty Earth y sus aliados, entre ellos, Minnesota Clean Water Action, honraron a Cargill por su dudoso mérito con un acto frente a la sede de Cargill en Minnesota, en el que le otorgó a la empresa un cartel de “desaprobación”.

Sobre el informe

Descubrimientos importantes:

  • Cargill está a punto de causar más estragos en los ecosistemas frágiles de Brasil, aprovechando la reducción de las protecciones ambientales vitales del presidente Bolsonaro. En 2014, Cargill se comprometió a poner fin a la deforestación de todos los productos básicos en su cadena de suministro para 2020. A tan solo un año de esa fecha, Cargill ha continuado incentivando la deforestación, sigue siendo uno de los peores actores en el escenario mundial y ahora se prepara para aprovechar el comienzo de una etapa de libertad para todos en los bosques de Brasil, impuesta por Bolsonaro.
  • En noviembre de 2017, Cargill recibió una multa de $10 millones por parte de la Comisión de Comercio de Futuros de Productos Básicos (Commodity Futures Trading Commission) por años de informar erróneamente sus valores comerciales (hasta en un 90 por ciento) para estafar al gobierno y sus socios comerciales. En octubre de 2018, David Dines, el ejecutivo de Cargill responsable de estas infracciones, fue ascendido a Director Financiero.
  • En Brasil, los pueblos indígenas que dependen de los bosques han visto sus tierras invadidas por las plantaciones de soja vinculadas a Cargill. Han sido obligados a abandonar sus tierras tradicionales y han sufrido fuertes aumentos en los índices de cáncer, malformaciones congénitas, abortos espontáneos y otras enfermedades relacionadas con los pesticidas y herbicidas que se utilizan para cultivar soja y que a menudo son pulverizados por aviones directamente sobre sus cabezas.
  • Cargill es uno de los diez principales contaminadores de la industria de alimentos de EE. UU. ya que utiliza más de una decena de contaminantes, incluidos el formaldehído, el plomo, el asbesto, el cianuro de hidrógeno y el mercurio.

Las fotos y los videos relacionados con el informe y las operaciones de Cargill en diferentes productos están disponibles para los medios.

Contacto: Alex Armstrong, alex@mightyearth.org